¿Es posible la reactivación de PEMEX?

Petróleos Mexicanos (PEMEX) una de las mayores petroleras del mundo, atraviesa momentos muy difíciles a causa de la disminución de los precios internacionales del petróleo y las duras restricciones del gobierno, factores que han incidido notoriamente en su situación financiera y operativa.

Previo a la Reforma Energética, el marco normativo propiciaba que la principal obligación sea el suministro nacional, lo que ocasionaba atender mercados no rentables, la inversión y gasto no obedecían al requerimiento del negocio, desincentivaba la toma de decisiones óptimas para el negocio dadas las responsabilidades a las que eran sujetos los trabajadores de la empresa, la legislación de adquisiciones priorizaba precio sobre valor final, endeudamiento desproporcionado respecto al desempeño económico, existían obligaciones laborales extensas con baja productividad (beneficios superiores a los de la ley), falta de captura de ventajas competitivas en materia laboral y gestión inflexible de la dimensión de recursos humanos. Dado el esquema de negocio, todas las inversiones y riesgos los asumía PEMEX.

Como una forma de alivianar esta situación, el Director General de PEMEX, Jorge Antonio González Anaya, amparado en el artículo 46 de la Ley de Petróleos Mexicanos presentó al Consejo de Administración el “Plan de Negocios de PEMEX y sus Empresas Productivas  Subsidiarias 2016 – 2020”, basado en el nuevo entorno y marco legal, con la expectativa de encaminar las operaciones hacia la generación de valor.

En dicho documento se plantea como instrumento de política pública esfuerzos focalizados hacia mercados rentables, en la transición se pretende negociar el suministro de mercados no rentables con el reconocimiento de costos de atención, el presupuesto de ahora en más dependerá  de la economía nacional, es decir, ya no existe un presupuesto de operación e inversión aprobado sino que se sujeta a PEMEX a metas de balance operativo y financiero, las cuales se establecen con base en el balance de las cuentas del gobierno. Se instaura un régimen de responsabilidades y mecanismos de adquisición más flexibles, debido a la aplicación de las Disposiciones Generales de Contratación, se tiene la fijación de metas de balance financiero, se determina un nivel de deuda que responda a la capacidad de financiamiento.

En cuanto a las obligaciones laborales extensas con baja productividad, se crea un ambiente más propicio para tomar decisiones que dejen a PEMEX adaptarse a las nuevas condiciones. Como nuevo esquema de negocio se abren posibilidades para ir en alianza en todas las actividades, capturando beneficios como diversificación de riesgos, obtener know-how y capital.

Para superar la crisis financiera y alcanzar la situación deseada, el Plan de Negocios se centrará en cuatro objetivos estratégicos:

  1. Incrementar reservas con criterios de sustentabilidad y costos.
  2. Extraer hidrocarburos con costos competitivos y aprovechando las alternativas fiscales del nuevo marco regulatorio.
  3. Enfocar la comercialización de productos y servicios en mercados objetivo.
  4. Mejorar la eficiencia de actividades y operaciones en la cadena de valor de transformación industrial.

Las acciones a efectuarse en el corto plazo se centran principalmente en tres focos del negocio:

  • Exploración: Prioridad en aguas someras y áreas terrestres, incorporación de tecnología y mejores prácticas mediante alianzas;
  • Producción: Ligeros y pesados en aguas someras y áreas terrestres, desarrollo de shale con mecanismos independientes, alineación de incentivos de desarrollo de gas no asociado en cuencas del sureste;
  • Transformación Industrial: Enfoque en el cliente y mercados objetivo, eficiencias en toda la cadena de valor, reconocimiento de costos, alternativas de materia prima y proyectos de reconfiguración y calidad con alianzas.

Los principales directrices del Plan de Negocios dan a conocer el nuevo rumbo de Petróleos Mexicanos (PEMEX) como Empresa Productiva mediante sus objetivos estratégicos que reflejan la estrategia institucional y aprovecha las ventajas que ofrece la Reforma Energética para competir con éxito en las nuevas condiciones de la industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *